No hay Retiro para tanto coche

Explorar el interior del Retiro, recorrer las calles que crecen dentro del parque, es algo que hay que hacer para conocer más Madrid. ¿Quién no lo ha hecho alguna vez? Un domingo, un fin de semana, un miércoles o un día cualquiera. Fuera del Retiro todo sigue igual; dentro, la calma, la paz en medio de una ciudad. Fuera de uno de los pulmones verdes de la capital: los coches, los semáforos, los atascos, el tráfico, la boina que sobrevuela los tejados y a nosotros mismos.

«La contaminación, que ya tenemos. Es el segundo barrio más contaminado», asegura Olga, una de las vecinas que se opone al macroparking que el gobierno local ha planteado construir al lado del Retiro, porque, según el Ayuntamiento, «mejoraría la calidad del aire al reducir los tiempos en la búsqueda de aparcamiento». El Consistorio habló en un principio de un parking, cerca de 1.000 plazas, para residentes y visitantes. Luego se ha corregido: «Sería de residentes, solo de residentes», ha explicado esta mañana el alcalde José Luis Martínez-Almeida. Aunque deja la puerta abierta de este parking para los visitantes, «una vez vista la demanda de residentes». Estas plazas para los vecinos tendrían una cesión de 30 años y les supondría un coste de 26.000 euros más IVA.

La comunicación caracteriza al Retiro: los transportes públicos, sus conexiones para llegar hasta el parque. En verano se celebra la Feria del Libro; nadie tiene problema para ir hasta allí. «[El Retiro] es una candidatura que hemos propuesto a la UNESCO, como bien de interés cultura, bien de interés mundial. Esto [el macroparking] no figuraba en el proyecto que se ha presentado», afirma Javier, de la Asociación de Amigos de los Jardines del Buen Retiro.

Casi 30.000 firmas en menos de una semana es lo que ha conseguido la Asociación Vecinal Retiro Norte para intentar paralizar la idea que tiene el Ayuntamiento de este aparcamiento. «Estamos dispuestos a llegar al diálogo. Confiamos en que van a entender que esta propuesta es un sinsentido. Al primer sitio que iremos es a la Agencia Española de Protección de Datos. Están cogiendo datos de los vecinos que no sabemos qué van a hacer con ellos. También iremos a la Fiscalía de Medio Ambiente. Hace falta hacer un impacto ambiental. Si tenemos que llegar al Tribunal Europeo, lo haremos», dice Alejandro Merino, presidente de la agrupación.

Con los vecinos en contra, y las asociaciones -la del Retiro Norte y los Amigos de los Jardines del Buen Retiro- esperando la llamada de los representantes políticos para ver en qué acaba todo esto, de momento, 30.000 personas, madrileños o no, se oponen a que los coches invadan la naturaleza del parque más famoso de la Madrid.

Comparte en tus redes

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

Descubre otras entradas del blog